Un saludo a mis lectores

Incluso la actividad más gratificante necesita un parón, bien porque te sumerges en otras cuestiones o simplemente para oxigenarte.

Es lo que me sucede a menudo con el blog. He de confesar que después de actualizarlo, cuando me di cuenta de que el contador de visitas ya no funcionaba con la nueva versión y tuve que resetearlo, mi pequeño rinconcito vanidoso, ese que todos tenemos nos guste o no, lo reconozcamos o no, sufrió un ligero bajón. Estaba a punto de contabilizar las cien mil visitas y andaba pensando alguna forma de celebrarlo, como cuando sumé no sé si fueron diez mil, ya no recuerdo. Fue una buena lección.

También me desgastaba un poco el ansia de encontrar una imagen para todos los relatos y, para cuando me di cuenta de que no era necesario ni obligatorio que así fuera, que podía ponerla siempre que resultara sencillo localizarla ya estaba un poco quemada. Me gustaba mucho hacerlo así, y no voy a desistir, pero por fin he decidido no someterme a esa atadura. De hecho ya había empezado a liberarme de ella.

La obligatoriedad de cumplir con la ley de protección de datos también me ha frenado mucho, no por no querer incorporar lo necesario para tener el blog al día en relación a este tema, sino porque no sabía cómo hacerlo hasta que me han ayudado.

Quisiera pedir a los suscriptores que verificarais vuestra suscripción si lo deseáis, a fin de confirmar que vuestros correos siguen operativos para la notificación de nuevas entradas. Si cuando publique esta os llega el aviso, no necesitaréis más confirmación. Si llegáis a leerla y veis que no lo habéis recibido, intentad volver a cumplimentar el formulario que está en el blog.

En definitiva, que aquí estoy de nuevo, con algunos proyectos en mente que desearía ser capaz de sacar adelante. Ahora está de moda ponerle nombre a los proyectos, pero por el momento, voy a abstenerme de hacerlo pues son tan embrionarios que es imposible bautizarlos.

Lo que sí puedo deciros es que mi cuarta novela está ya a punto de iniciar singladura. Y el vocablo marinero no es casual…

Autor: Marta

Soy de finales de los 60, así que he vivido una época interesante en mi infancia y adolescencia, llena de cambios, llena de libros. Estudios, trabajo, matrimonios frustrados, hijos maravillosos. Nada demasiado diferente de cualquiera de vosotros. Entrando en los cincuenta. Dicen que es la mejor etapa de la vida...

Y tú, ¿qué opinas?