Desde el interior


Hay mucho que quiero contaros… pero no lo haré desde fuera. Quien más quien menos, compartido o por casualidad, explicado o leído, ya se habrá dado cuenta de cómo funciona una promoción. Entrevistas, reportajes, más entrevistas, fotos, más entrevistas. Todo está en la red, en el papel, en las ondas, a disposición de cualquiera que desee acompañarme en este camino por la vertiente exterior.
Pero, como podéis imaginar, existe lo que no se ve, lo que no se oye desde el otro lado de la radio, o al otro lado del vídeo. Lo que hace de esta experiencia algo realmente valioso y único.
La agenda que cuadra y se descuadra, los horarios siempre al filo de lo imposible, y siempre encajando, como por arte de magia. Ese nerviosismo en el estómago antes del encuentro con la cámara, con el periodista. El miedo que se enrosca acechante, sonriendo mientras se frota las manos, con ganas de hincar el diente, y que luego ha de retroceder, chafado por su fracaso, porque no se ha salido con la suya. La voz que quiere temblar, asustada o emocionada, y que logra mantenerse firme, aunque después de horas de cumplir con su cometido es sólo un susurro que provoca tos si se la requiere de nuevo. Los ojos irritados a fuerza de querer mirar al interlocutor, al objetivo. El pequeño esfuerzo de dedicar un libro a bolígrafo, con una mano que no escribe desde hace muchos años. La emoción, alguna lágrima que al fin vence y se derrama. Los abrazos sentidos, los besos.
Las noches de pocas horas durmiendo, con la mente dando vueltas entorno a lo que se te viene encima, tan desconocido y tan cercano a la vez. Ese apetito que se muestra un tanto huidizo, y la sed, mucha sed, toda el agua del mundo que quisieras beber y no puedes porque bueno… porque hay que continuar sin demasiadas interrupciones.
El corazón saltando con el bombardeo de mensajes, tweets, whatsapps, correos, llamadas… porque los que pulsáis un botón, o varios, o un teclado, todos vosotros sin excepción estáis ahí, conmigo, y lo sé, y lo siento. Y sé que sin vosotros mi experiencia apenas tendría sentido, estaría vacía, porque lo verdaderamente hermoso es compartirla.
A todas las personas, que son lo que más importa. A las que estuvisteis conmigo mientras se gestó y creció el libro, apoyándome y dándome ánimos para seguir. Amigos y familia. A todas, las que están y las que ya no están. A todos los periodistas que con su profesionalidad y cercanía han conseguido disipar el temor a las entrevistas. A todos los fotógrafos y cámaras que con su simpatía han logrado arrancarme una sonrisa (porque odio hacerme fotos y posar, por si no lo he dicho nunca). A todas las personas de la editorial Destino que me han dado la oportunidad de vivir un sueño. A las que me detienen por la calle y hacen que me emocione con sus palabras, o con mi libro en sus manos. Incluso a las que no comprenden que alguien pueda conseguir algo por sus propios méritos. A todas. Desde el interior, simplemente… gracias. Gràcies.

Autor: Marta

Soy de finales de los 60, así que he vivido una época interesante en mi infancia y adolescencia, llena de cambios, llena de libros. Estudios, trabajo, matrimonios frustrados, hijos maravillosos. Nada demasiado diferente de cualquiera de vosotros. Entrando en los cincuenta. Dicen que es la mejor etapa de la vida...

6 opiniones en “Desde el interior”

  1. Disfrútalo porque te lo mereces. Es tu momento, y todo el trabajo y esfuerzo invertido al final obtiene su recompensa. Eres un ejemplo a seguir para muchos. Espero pronto poder tener tu novela en mis manos. Perdón, en mis oídos (guiño).
    Un abrazo y gracias a ti por perseguir tu sueño y regalarnos al fin el producto de tu imaginación.
    PD: ¿Para cuándo la segunda novela?
    Un abrazo!

  2. Los sueños a veces se guardan. Otras, como éste, se regalan y comparten. Y estoy feliz de poder hacerlo con todos vosotros. Aunque me repita como el ajo, hay queda.

    Muchas gracias por tus deseos. Ya me contarás qué opinan tus oídos :).
    La segunda… cuando lo sepa te lo cuento. ¡Un beso!

  3. De nada. Lo compré en prereserva y en un día lo leí.
    Tengo que pegarle una segunda leída.

    He comentado lo del formato electrónico porque es mas rápido, justo al comprarlo lo tienes en el dispositivo. En nuestro caso, mas cómodo porque no hay que esperar ni tiempo de envío ni tiempo de escaneo jeje.

    Y si no estoy mal informado, los veneficios del kindle son mas altos para el autor que el formato papel.

    claro que el formato papel tiene su atractivo. Eso no lo llegarán a conseguir nunca los libros electrónico. ese olor, la textura del papel… El abrir el libro recién encuadernado.

Y tú, ¿qué opinas?