Visita al Oceanográfico

Hoy vengo por fin con el artículo sobre la visita al Oceanográfico de Valencia, experiencia de la que ya os compartí una anécdota vivida con las taquillas. Con mucho retraso, lo sé. Desde luego, eso solo fue una frívola mención a lo que supuso mi paso por allí. Ante todo, quiero deciros que albergo sentimientos contradictorios con respecto al lugar, sentimientos de los que no fui muy consciente mientras duró la visita, me imagino que por la ilusión y la emoción de todo lo que implicaba estar en un sitio así y en calidad no de visitante sino de entrenador por un día. Que bueno, entrenar no se entrena nada, solo se vive un poco más de cerca lo que los cuidadores hacen día a día.

Debo resaltar la amabilidad de todas las personas que estuvieron con nosotros acompañándonos a través de las diferentes secciones y actividades, a lo largo de la jornada y durante la comida, gente joven, entregada, la mayoría chicas. Asumieron con naturalidad el hecho de que tanto mi compañero como yo fuéramos ciegos, sin aspavientos, sin sobreprotecciones ni rigideces. Respondieron con más o menos acierto a todas las preguntas e inquietudes, sobre el espacio y sobre los animales, si bien, de esto último, más adelante tuve que hacer la reflexión acerca de si eran respuestas sinceras y reales o solo las que deben dar para que todo parezca en orden y correcto. Me explico. Creo que es evidente que los animales reciben los cuidados que necesitan, están bien alimentados, en apariencia, los espacios están limpios, bien higienizados, no hay ni un mal olor. Pero ¿significa esto que viven felices, que no sufren, que no utilizan con ellos métodos de aprendizaje y entrenamiento perjudiciales para su salud emocional y física? Si partimos de la premisa que ningún ser vivo debería estar en cautividad, está claro que todas las respuestas son negativas. Pero ¿es mala la cautividad en estos casos? Hay vídeos donde se puede ver cómo los capturan, y solo os diré que nunca me he atrevido a visualizar ninguno.

Visto desde ese enfoque, me provoca angustia cada vez que pienso en delfines, belugas, leones marinos, morsas y focas, que son los que tuve, eso sí, el privilegio de poder tocar, acariciar y alimentar. ¿Veis lo contradictorio que resulta? Pude tener el privilegio justo porque están en cautividad, me siento afortunada de haberlo podido tener, así que reconozco que las emociones son caóticas. Sin embargo, admito que el contacto con ellos fue maravilloso, puse en mis manos todo el cariño y el respeto que me transmiten y se merecen.

Conocí a Yulca, una beluga. Vi todo su cuerpo, desde el interior de su boca y sus curiosos dientes romos y separados, su lengua, hasta la aleta caudal. Escuché cómo iba cambiando de registros sonoros a cada orden de su cuidador, realmente una variedad pasmosa. La verdad es que me causaba ternura verla ahí asomada al borde de la piscina, tan grande y tan vulnerable a la vez, daban ganas de estamparle un beso en el melón (cabeza). Pero también supe de Cairo, antes y después de la visita, el macho, de su estado físico tan precario, su inmovilidad flotando en el agua. Y de Kilu, su cría tan enferma, aunque creo que al final ha sobrevivido.

Al borde de la piscina tocando a Yulka.

Conocí a Nico, una cría de tres años de delfín, tímido y reservado al principio, juguetón después. pasé mucho rato de cuclillas junto al borde de la piscina, acariciándolo, ese tacto magnífico que no sé definir muy bien, como de silicona viva, terso, suave. Ese hocico gracioso, esos dientes afilados, esos ojos que apenas son una rendija, el espiráculo que procuré no tocar más que en un único y solo roce porque sé que les molesta mucho. Las aletas, los genitales que apenas son un dibujo en la piel, un relieve inverso. Le di de comer, jugamos a salpicarnos, cantó cuando le presenté las palmas de las manos en un gesto reconocible para él. Después conocí a Nica, su madre.

Frente a frente con el delfín.

Dándole un pescado al delfín.

Conocí a un macho de foca, bastante veterano, por cierto, y un poco gruñón. Como no le gustaba que le tocara, apenas le acaricié la cabeza, me limité a darle de comer.

Conocí a Petrus, una morsa. Es impactante escuchar cómo mil kilos de ejemplar se mueven, ese ruido de arrastrarse a pocos pasos de ti, resoplando como un ventilador. Tocar las vibrisas, los bigotes que tienen en la parte frontal de la cara, que a mí me recordaron a un cepillo del pelo, es por esa zona por donde resoplan y casi pueden levantarte la camiseta. Sabía que unos días antes, una de esas morsas dejó sin antebrazo a alguien, pero intenté no `pensar en eso porque sé que en todo, y a veces, ocurren accidentes. Impresiona oírlas gruñir, chasquear, silbar, otro abanico de sonidos emitidos por sus cuerdas vocales muy tensas.

Tocando a la inmensa morsa.

Estuvimos un buen rato presenciando la actividad de los leones marinos. Había tres hembras, cada una de ellas con una cría. Dormían al borde del agua. Cuando despertaron, se lanzaron a remojarse, y tendríais que ver la bronca que organizaron dos hembras por una cría que seguía durmiendo, parecían dos madres enfadadísimas a la puerta de una guardería. Fue muy curioso observar cómo una de las hembras enseñaba a gruñir a su pequeño, tipo mufasa con Simba. Toda una muestra pedagógica. Pudimos palpar todo el cuerpo de una de ellas, observar la diferencia entre los leones marinos y las focas, animales que muchas personas confunden. Incluso posó para la foto de familia, la muy orgullosa.

Posando con la orgullosa leona marina Ámbar.

No disfruté tanto de las exhibiciones, ni la de los leones marinos ni la de los delfines, aunque de estos me gustó mucho escuchar a través de un hidrófono, los múltiples sonidos que emiten bajo el agua para comunicarse, es increíble.

En definitiva. Una grata y paradójica experiencia. Unas seis horas de convivencia que me reportaron la ilusión de un sueño realizado y la inquietud que te obliga a reflexionar y a hacerte preguntas… incómodas.

Be Sociable, Share!

Autor: Marta

Soy de finales de los 60, así que he vivido una época interesante en mi infancia y adolescencia, llena de cambios, llena de libros. Estudios, trabajo, matrimonios frustrados, hijos maravillosos. Nada demasiado diferente de cualquiera de vosotros. Entrando en los cincuenta. Dicen que es la mejor etapa de la vida...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *