Un café más

Dos tazas de café con forma de corazón

A Tuc le gustaba el café, mucho, muchísimo, con locura. Su fidelidad hacia el brebaje rayaba la obsesión, y la devoción por su cafetera, la religiosidad.

Encontrarse un día sin comida en la nevera carecía de importancia; mientras tuviera cápsulas de café, el mundo estaba a salvo,y ella, también. Y las compraba por docenas, cajas y cajas de todos los sabores e intensidades. Su cocina era una exposición de recipientes llenos de envolturas de colores. Con una taza de café en las manos, Tuc era feliz, y no solo eso, sino que parecía poder subsistir durante largos períodos sin necesitar alimento.

Dudo que lo supiera, pero en su póliza de decesos, además de música en directo durante las exequias, se contemplaba servicio de cafetera y bollería en el tanatorio. Así que cuando entré en la sala privada número cinco y me inundó un exquisito aroma a café, cuando poco después me sirvieron uno, humeante, fue como reencontrarme con Tuc en su cocina. Y sumida en un silencio de pequeños sorbos lloré, compartiendo la última taza con ella.

Be Sociable, Share!

Autor: Marta

Soy de finales de los 60, así que he vivido una época interesante en mi infancia y adolescencia, llena de cambios, llena de libros. Estudios, trabajo, matrimonios frustrados, hijos maravillosos. Nada demasiado diferente de cualquiera de vosotros. Entrando en los cincuenta. Dicen que es la mejor etapa de la vida...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.