Estrés viajero

Voy a contaros uno de los episodios más estresantes que me han ocurrido y aprovecharé para romper una lanza a favor de ciertos trabajadores a menudo vilipendiados.

Esto sucedió el pasado 8 de septiembre.
He de agradecer a mi hijo, que finalmente decidió acompañarme hasta Barcelona, porque por mucho que yo me hubiera esmerado, desde luego no lo habría conseguido. Eran las siete de la mañana, y comenzaba mi viaje a Madrid. No hacía ni frío ni calor mientras ambos esperábamos el tren en la estación de Sitges. El corazón me dio un vuelco cuando por megafonía comenzaron a anunciar una avería que provocaba un retraso considerable en la R2. Íbamos con el tiempo un poco justo, pero llegaríamos con treinta minutos de margen, suficiente para gestionar la asistencia antes de las 8.25, hora de partida del AVE Sants-Puerta de Atocha. Para mi alivio, la incidencia se estaba dando en dirección contraria a la que debíamos tomar, y nuestro tren llegó puntual a las siete y cuarto.

Los problemas empezaron en Castelldefels. El tren se detuvo, cinco, diez, quince minutos. Ninguna información, ninguna aclaración. Llegó otro tren en la misma dirección por la vía vecina y el pasaje, incluidos nosotros, con la exasperación de la desinformación y los nervios, se apresuró a cambiar de convoy. Por suerte, mi hijo estuvo ágil y decidido y cuando escuchó los pitos que anunciaban que el primero iba a partir, tiró de mí hacia fuera y corrimos al abordaje con los segundos pegados al culo, justo para impedir que se cerraran las puertas antes de que se pusiera en movimiento. Yo estaba convencida de que no llegaría a tiempo y que no iba a ser fácil encontrar otra plaza, como no fuera en preferente. Incluso me llamó el muchacho de la asistencia, preocupado porque no había aparecido. Le expliqué el problema y me indicó que fuera directamente al acceso hacia el AVE, que él daría aviso para que desde allí le notificaran mi llegada y pasar a recogerme.

Llegamos a Sants a las 8.10. Quince minutos de infarto. El de seguridad no sabía nada y no quería dejarnos pasar. Yo me planté, le dije que no creyera que iba a perder el tren porque los de la asistencia no estuvieran para acompañarme. Él, que no le habían dicho nada y que sin ellos no podía dejarme pasar. Yo, que tenía tanto derecho como cualquier pasajero a llegar a mi tren como fuera y que si no dejaba entrar a mi hijo, pasaba yo sola o con cualquier viajero que seguro que a nadie le molestaría echarme una mano. Y los minutos transcurriendo. Al final, viendo que yo no cedía, se desentendió y nos dejó avanzar. En el control, la imagen del QR para validar el billete desde el móvil no descargaba. El tren a punto de salir. Creo que en la vida he vivido tal grado de estrés. Era como una película, al límite del tiempo, caminando por la cuenta atrás. El revisor que si pasaba con mi hijo no tendría asistencia en Atocha. Bueno, bueno, un dejadme en paz que ya me apaño y no me toquéis más las narices.

Corriendo por el andén a todo lo que dábamos en busca del coche 3, pero al final me subí en el primero que me vino a mano porque me quedaba en tierra si no lo hacía. Fue subir, sonar los pitos y cerrarse la puerta.

Era el coche 5, me enteré al poco. Pero ya todo me daba igual, ya estaba dentro. Así que con calma saqué el bastón y comencé a caminar en dirección a la cabecera del tren. Una señora muy amable me acompañó hasta mi sitio y una vez instalada, ya se podía caer el mundo que yo ya estaba en camino.

Durante el viaje reflexioné bastante sobre este tema. ¿Cuántas personas habrá que se hayan quedado en tierra por una mala gestión de la asistencia, por un retraso que hubiera podido salvarse en caso de acceder solas a los andenes, como se había hecho toda la vida hace unos años? Preguntando aquí, aceptando el acompañamiento de viajeros desinteresados y amables allá. Desde luego, cuando todo funciona, la ayuda de los trabajadores de Atendo es incuestionablemente cómoda. Pero ¿Y cuándo las cosas no van bien por los motivos que sea? ¿Por qué tenemos que conformarnos con perder trenes o aviones?

Y aquí es donde quiero romper una lanza a favor de las asistencias. Hablaré de Atendo porque traté el tema con la chica que me acompañó en Atocha, pero sé que en aeropuertos ocurre lo mismo. Ella me explicó las condiciones en las que trabajan: todo el turno corriendo, trenes que no entran por donde les han dicho y han de recorrer estaciones enteras para llegar a buscar a las personas, poco personal, PMR con un elevado grado de mala educación que insultan al mínimo retraso, quejas si tardan un poco en entrar a vagones a recogerlos o si asisten a más de una persona a la vez. Desde luego, y como en todo, habrá quienes sean bordes por naturaleza, me refiero a los trabajadores, pero por lo general cumplen como pueden con sus cometidos, y no dan abasto. Tendríais que haber escuchado a la muchacha para comprender el alcance de su malestar laboral y personal porque, pese a las malas condiciones de lo primero, lo que más le afectaba eran las pésimas reacciones de muchos usuarios.

Así que os conmino si es vuestro caso, a ser un poco más benevolentes y comprensivos si procede y, creedme, las más de las veces, procederá.

Be Sociable, Share!

Autor: Marta

Soy de finales de los 60, así que he vivido una época interesante en mi infancia y adolescencia, llena de cambios, llena de libros. Estudios, trabajo, matrimonios frustrados, hijos maravillosos. Nada demasiado diferente de cualquiera de vosotros. Entrando en los cincuenta. Dicen que es la mejor etapa de la vida...

2 opiniones en “Estrés viajero”

    1. Hola. Sí pasé nervios sí. Si no me hubiera puesto guerrera, desde luego me quedo en tierra. Si hubiera ido sola, también, imposible llegar a los sitios a la primera y en tan poco tiempo. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *