Breve reseña presentación Las mariposas también vuelan

Llegó y pasó otra presentación de Las mariposas también vuelan el jueves 26 en la biblioteca Gòtic Andreu Nin, ubicada en La Rambla de Barcelona, ya casi con olor a mar si no fuera por el humo de los coches, aunque bien es cierto que no había demasiado tráfico.

No sé decir cuántos asistentes acudieron, pero, según Mercè, la directora, y Alberto Trinidad, director editorial de Ediciones Oblicuas, pocas veces habían visto la sala tan llena. Y ello pese al frío y el fútbol

He de reconocer que no me sentí muy locuaz, por más que el público discrepe. La falta de micrófono me cansó la voz y el hecho de que no hubiera puerta, o no la cerraran, y estuviera escuchando constantemente una especie de chirrido que no se si procedía de bisagras oxidadas o de algún otro mecanismo, me distraía.

Sin embargo, después de mi disertación, hubo una buena participación del público, y esto es realmente lo que me llena y hace de estos encuentros acontecimientos muy valorados por mí. Personas que ya habían leído o estaban a medio leer la novela aportaron su valioso grano de arena destacando sensaciones, características de la descripción de espacios y personajes, incluso del tipo de lenguaje que, aun siendo yo la escritora, me sorprendieron, lo cual me ratifica en la impresión de que mi forma de escribir es a menudo tan de dentro, tan intuitiva, tan poco encasillada, que no me doy cuenta de según qué elementos hasta que me los hacen ver desde fuera. Y esto para mí es de un gran valor, junto con el cúmulo de sensaciones y sentimientos que despiertan mis libros en los lectores.

Mi agradecimiento a todos los asistentes, a Alberto una vez más, y por supuesto a la biblioteca, por cedernos su tiempo y su espacio.

Breve reseña de la presentación de Las mariposas también vuelan

Empieza el evento. Alberto Trinidad y yo. Por detrás el nombre de la biblioteca.

Cuando llevas unas cuantas presentaciones a cuestas, después de dos publicaciones y siendo Las mariposas también vuelan el tercer libro que ve la luz, te preguntas si habrá gente, si no estarán cansados de ti, de escucharte, de desplazarse para asistir al evento. No me queda otra que pedir disculpas por atreverme siquiera a formular este pensamiento. Una vez más, amigos y lectores me demostraron ayer que su fidelidad está por encima de pereza, frío, calor, lluvia, de cualquier eventualidad que no sea un imprevisto insalvable.

En la biblioteca Manuel de Pedrolo (Sant Pere de Ribes), hice la presentación de mi nueva novela junto al director editorial de Ediciones Oblicuas, Alberto Trinidad. Comenzamos después de los cinco minutos de cortesía con la bienvenida de Laia Beltrán, directora de la biblioteca, una introducción de Alberto y acto seguido, mi intervención.

Fragmento al inicio de la presentación (audio)

Siempre tengo la impresión de que me faltarán palabras, de que me será difícil expresar lo que quiero, pienso y siento, pero finalmente, siempre consigo llegar a mi gente, tender ese puente de comunicación y emociones que hace posible el intercambio de sensaciones, de vivencias, ese pálpito que va y viene por la sala en un cálido recorrido. Es cuestión de dejarse llevar. Ni chuletas ni discursos prefabricados. Solo un papel con cinco palabras para no olvidar lo esencial.

Fragmento a la mitad de la presentación (audio).

Además, algo que no suele ser muy habitual, varios asistentes formularon preguntas que dinamizaron el acto. Me encanta que el público participe, mucho más que ponerme ante el micro y estar hablando durante unos cuantos minutos.

Fragmento hacia el final de la presentación (audio).

Ahora solo queda que quienes compraron un ejemplar del libro lo lean y me devuelvan su experiencia, sus sentimientos, su crítica, todo aquello que me ayuda a crecer como persona y como escritora.

Por último os comento que recibí un fabuloso ramo de rosas anónimo antes de empezar. Un hermoso detalle lleno de misterio del que nunca había sido depositaria.

Gracias a todos por estar ahí, por vuestra asistencia, por vuestra ausencia forzada debido a circunstancias ajenas a vuestra voluntad. Gracias a la biblioteca y a la sección de Cultura del Ayuntamiento por poner la sala polivalente a mi disposición. Gracias por las flores, seas quien seas.

Más fotos aquí

Sorteo (hasta el 10 de febrero)

¿Quieres un ejemplar firmado y dedicado de Las mariposas también vuelan?

Participa. Es muy sencillo.

Solo tienes que suscribirte al blog si lo deseas, utilizando el formulario de la barra lateral (no es obligatorio, pero me resulta más cómodo para gestionar los avisos) y dejar tantos comentarios como quieras en esta entrada. Pero no comentarios sin más. O bien explicando algo de tu infancia que te apetezca compartir o bien plasmando alguna impresión sobre la novela, si ya la has leído. A cada persona que participe se le otorgará un número por cada comentario válido que escriba.

Tienes tiempo hasta el 10 de Febrero. El día 11 buscaré una mano inocente para extraer la papeleta ganadora y el día 12 os daré a conocer el ganador. El ejemplar en papel será solo para participantes dentro del estado español. Si es de fuera de España, recibirá el ebokk vía Amazon, siempre que disponga del dispositivo adecuado.

Hoy, 8 de febrero, os desvelo que la mano inocente que tecleará el número ganador es la de Lorenzo Silva. Lo hará a través de Twitter. Un honor para mí y para este blog que se haya prestado a ello. Gracias, Lorenzo.

Anímate y participa. Y suerte.

Resultado del sorteo:

Aquí tenéis la copia del tuit enviado por Lorenzo Silva con el número ganador.

Lorenzo Silva, Siempre he sido del 7. Para #lasmariposasvuelan y @MartaEstradaG hace 6 horas, Twitter Web Client

Olvidó el también en el título, pero se lo perdono, con cariño y agradecimiento por su colaboración.

La agraciada con el número 7 ha sido Pepi. Ella dejó cuatro comentarios. ¡Enhorabuena!

Publicación de mi tercera novela

Aquí tenéis la información sobre mi nueva novela. Hoy ve la luz, antes de lo previsto. Así es la magia del vuelo de las mariposas.

Portada: Dos niños de espaldas caminan cogidos de la mano en un jardín. Un rayo de sol con una mariposa cae en medio de ambos.

Título: Las mariposas también vuelan.
Fecha de publicación: 16 de noviembre en papel.
Publicada por Ediciones OBlicuas, ya a la venta.
Colección alejandría.
Disponible en ebook, enlaces aquí.
162 páginas.

Cada creación que llega a vosotros es un sentimiento que se hace libro, un compendio de emociones que se convierte en páginas compartidas y, por tanto, todas son únicas en su esencia. En mi caso, dos de mis novelas surcan las librerías desde hace tres años, y la experiencia con cada una de ellas es especial. No creo que llegue a dejar de sentir ese cosquilleo cuando el primer ejemplar llama a mi puerta, cuando lo tengo en mis manos y lo huelo y lo manoseo, siempre con un ligero atisbo de incredulidad al pensar que sí, que es mío, que ha brotado de mi interior y de más o menos horas de arduo trabajo.

Pero he de confesar que Las mariposas también vuelan es para mí como una joya, un pedazo de mi corazón hecho narrativa. Una novela que, como me ha ocurrido en otras ocasiones, comencé hace muchos años y deseché y que, por los motivos que sea, germinó más tarde y creció y acabó por florecer. Así que ya sabéis, jamás tiréis a la papelera nada que surja de vuestra pluma.

De nuevo exploro otro género, de nuevo nada que ver ni con Un refugio para Clara ni con Yo te cuidaré. Aquí os dejo la reseña. Vosotros mismos lo veréis.

En la Esplugas postfranquista, tres años después de la muerte del Dictador, Marina, una niña de once años con graves problemas de visión, y Pablo, de doce, hijo de un guardia civil autoritario y fascista, entablan una tierna amistad que los ayudará a protegerse de las hostilidades del mundo real. A escondidas de los matones del colegio, él le enseñará a ella los poderes de la imaginación, y ella a él a vivir la vida sin miedo. En una de sus aventuras descubrirán una carta que pondrá en jaque la estabilidad familiar de Pablo.

Las mariposas también vuelan es una preciosa y a la vez dura historia de amistad en el contexto de una sociedad heredera de las peores infamias educacionales y culturales que ha conocido nuestro país.

Es una novela para niños, para jóvenes, para adultos. Y solo os pido que la leáis con mucho cariño. Gracias por estar ahí, gracias por seguir conmigo.